Saltar al contenido

Cómo negociar su salario con su empleador actual

febrero 20, 2022
594 293791 Hero3

Si quieres pedirle un aumento de sueldo a tu jefe, aquí tienes cómo hacerlo.

Negociar el salario pone nerviosos incluso a los profesionales más experimentados. La idea de entrar a una habitación para enfrentarse a su jefe o gerente en un intento de justificar por qué deberían pagarle más no es un pensamiento agradable. Existe un alto potencial de que las emociones se desborden y las cosas pueden salir mal con bastante rapidez. Además, muchos profesionales se preguntan si siquiera saben cómo negociar correctamente el salario con su empleador actual.

Antes de programar una reunión con su jefe, un torbellino de preguntas puede pasar por su mente: ¿Está justificado mi reclamo? ¿Qué pasa si mi jefe se enoja y me deja ir? ¿Cambiará esto mi relación con la empresa? ¿Qué sucede si mi empleador dice que no? ¿Merezco siquiera un aumento? ¿Puedo mantener mi estilo de vida si no recibo este aumento de sueldo?

Es curioso a dónde irán nuestras mentes cuando nos enfrentemos a una situación estresante como esta, pero no dejes que tu cerebro juegue contigo. Mereces pedir ese aumento, y estos consejos te ayudarán a sentirte más seguro mientras negocias tu salario.

Cómo pedirle un aumento a tu jefe

1. Haz tu investigación

Investigue la tasa de mercado para su puesto actual, utilizando sitios como Glassdoor, Salary.com o PayScale. ¿Cuál es el salario promedio para el puesto cuando se tienen en cuenta los años de experiencia, la industria, el tamaño de la empresa y la ubicación de la empresa? ¿Cómo se compara su salario actual? Use esta información para ayudarlo a crear un salario objetivo que pueda compartir con su jefe.

2. Crea tu libro de presumir

Muchas veces, el conocimiento de su jefe o gerente de todas las contribuciones positivas que ha hecho a la empresa será limitado. No es que no les importe lo que haces; simplemente están ocupados y no tienen el ancho de banda para realizar un seguimiento de cada pequeña cosa que haces cada día. Si su jefe es bueno en su trabajo, aprendió a empoderar y confiar en su equipo, lo que significa que no está 100 por ciento en contacto con sus contribuciones diarias a la empresa.

Debido a esto, será su trabajo asegurarse de que su supervisor esté al tanto del valor que agrega a la empresa. En las semanas previas a la reunión de negociación salarial, querrá compilar una lista de las cosas que hace dentro de su función que agregan valor, también conocido como crear su libro de fanfarronería. Clasifique sus logros según el impacto que tienen en el resultado final, destacando las áreas en las que va más allá de sus responsabilidades generales.

3. Cuantifica tus logros

Dentro de su libro de fanfarronería, si hay un número que puede adjuntar a una línea de pedido, asegúrese de hacerlo. Por ejemplo, si desarrolló un proceso que elimina el desperdicio de papel y, por lo tanto, le ahorra a la empresa $ 200,000 al año, eso es algo que querrá tener en cuenta. Cuantos más detalles pueda proporcionar, en mejor posición estará para negociar de manera efectiva. Compilar esta lista lo ayudará a presentarse como un activo serio para la empresa, uno que no puede permitirse perder frente a la competencia. Utilice esto como palanca en sus negociaciones.

Eso sí, hay que tener cuidado con lo que se dice. No embellecer y ciertamente no inventar nada. Hay una buena posibilidad de que se verifiquen sus datos, y si hace una afirmación demasiado audaz que resulta ser falsa, no solo no obtendrá el aumento, sino que terminará bajo sospecha por el resto de su tiempo. dentro de ese rol.

4. No seas demasiado entusiasta

No tienes que aceptar la primera oferta que se presenta sobre la mesa. Un error común en las negociaciones es que una de las partes se enamora de inmediato. Al decirle a su empleador cuánto le gusta estar en la empresa y que nunca consideraría irse, ya ha dejado muchos dólares fuera de la mesa. La idea es hacerle saber a la empresa que disfruta trabajar allí, y al mismo tiempo dejar en claro que sabe que sus servicios son tan valiosos que sería un activo para cualquier empresa que lo contratara.

Cuando llega la primera oferta sobre la mesa, es importante que no te emociones demasiado (o al menos que no lo muestres). Siempre puede volver a la oferta original si no obtiene lo que desea. Inténtalo y hazle saber a tu empleador que crees que vales más poniendo una contraoferta sobre la mesa. Esto le muestra a su empleador que posee asertividad, pero no sea grosero ni insistente al respecto. Asegúrate de hacerlo con respeto, pero definitivamente vale la pena intentarlo. Lo peor que podría pasar es que la empresa se quede con la primera oferta.

No aceptar demasiado rápido también puede marcar la pauta para futuras negociaciones salariales. Si un empleador siente que cederá ante la primera oferta, las negociaciones futuras se volverán mucho más difíciles para usted. En su lugar, informe a sus empleadores que comprende el proceso y sabe que tiene opciones. La primera oferta generalmente será más baja que la cantidad real que su supervisor ha sido aprobado para ofrecerle, y poseer ese conocimiento puede ponerlo en una posición mucho mejor cuando inicie negociaciones.

5. No quemes puentes

Es importante que tenga en cuenta que cualquiera que sea el resultado de negociar el salario, seguirá trabajando en el mismo trabajo al día siguiente con la misma persona que su jefe. Por esa razón, es importante que no comience las negociaciones con una actitud arrogante o que no se pinte a sí mismo de manera negativa.

Uno de los mejores consejos sobre cómo negociar el salario con su empleador actual es vigilar lo que dice y evitar decir algo incorrecto. Puede ser difícil cambiar las cosas una vez que has ido por un mal camino. Si dejas que tus emociones se apoderen de ti, corres el riesgo de decir algo de lo que te arrepentirás. Las negociaciones salariales no son personales, así que asegúrese de evitar mirarlas de esa manera. No quemes puentes diciendo algo que no puedes retractar. A menos que tenga una contraoferta sobre la mesa de otra empresa, lo más probable es que la persona con la que está negociando supervise su trabajo durante al menos un poco más de tiempo. No hay razón para que usted haga que su relación supervisor-empleado sea incómoda.

comida para llevar

Al tomar estas cosas en consideración y saber cómo negociar el salario, se pondrá en una posición mucho mejor para recibir aceptación a las demandas que presente durante sus negociaciones. También le mostrará a su empleador una nueva habilidad que posee. Los negociadores hábiles son muy buscados en el mundo de los negocios, y su capacidad para parecer hábil en esta área lo posicionará para algo más que un aumento de sueldo: también lo posicionará para posibles promociones y nuevas oportunidades laborales.

Haga clic en el siguiente enlace para obtener más consejos de negociación.

Antes de que pueda pedir un aumento, debe conseguir el trabajo. ¡Descubra cómo su currículum se compara con el de la competencia con nuestra crítica gratuita hoy!

Lectura recomendada:

Artículos relacionados: